“Volveré a pelear contra Manny Pacquiao este año, otro día de paga de 9 cifras en el camino”. Con este sucinto mensaje y un vídeo en el que se puede ver a los dos boxeadores hablando en una discoteca de Japón, Floyd Mayweather Jr. ha confirmado una de las noticias más esperadas de los últimos años: la repetición del bautizado como ‘combate del siglo’ entre el estadounidense y el filipino.

Mayweather (41 años), que se llevó el triunfo a los puntos en 2015, lleva retirado desde su mediático duelo frente a Connor McGregor en agosto de 2017. Tras esa pelea, el campeón mundial en cinco categorías diferentes aseguró que no volvería a subirse a un cuadrilátero.

Pacquiao (39 años), que ejerce de senador en Filipinas, peleó por última vez hace un mes frente a Lucas Matthysse, al que noqueó en el séptimo asalto. Un año antes había perdido el cinturón del peso wélter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) frente a Jeff Horn en un polémico combate decidido a los puntos.

El anuncio de este combate se produce en vísperas de la pelea entre entre el kazajo Gennady Golovkin y el mexicano Saúl Álvarez, una de las peleas más importantes del año.

El duelo que ambos protagonizaron en Las Vegas en mayo de 2015 es la más lucrativa de la historia del boxeo. Entre los dos se llevaron más de 300 millones de dólares. Las entradas llegaron a alcanzar el medio millón de euros en la reventa.

Desde el mismo momento en el que concluyó aquel combate empezó a hablarse ya de la revancha, que tres años después parece que se hará realidad.