Esta vez, la gloria no quedará vacante…

El primero quedó en empate. Éste quedará en la historia… Continuando con su vigésima octava temporada y con un Súper septiembre inolvidable.

Para este “choque de planetas” en el que Gennady Golovkin (@GGGBoxing) y Saúl Álvarez(@Canelo) volverán a verse las caras en un colmado T-Mobile Arena de Las Vegas, SPACE tiene preparada una cobertura especial. Vale recordar que estarán en juegos los títulos del kazajo: Mundiales CMB y OIB y Súper Mundial AMB de los medianos (160 libras).

Golovkin ostenta un formidable récord invicto de 38 combates, con 34 resoluciones por la vía rápida. De esta manera, alcanza un porcentaje de nocaut del 87%. Además, está 19-0-1 en peleas de campeonato y 5-0-1 ante campeones o excampeones mundiales.

El pupilo de Abel Sánchez viene de vencer por KO a Vanes Martirosyan en mayo de este año. Antes de su empate con Canelo, se impuso por decisión unánime ante Daniel Jacobs. Algunos de sus rivales son Kell Brook, Dominic Wade, David Lemieux, Daniel Geale, Marco Antonio Rubio y Martin Murray. En su carrera dentro del amateurismo se destaca la Medalla de Plata que obtuvo en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Por su parte, Álvarez tiene un récord de 49 ganadas, 1 perdida y 2 empates, con 34 victorias por KO y 4 títulos mundiales en 2 divisiones. En peleas de campeonato está 10-0-1, y 12-1-1 ante campeones o excampeones mundiales. Algunos de los rivales del entrenado por Chepo y Eddy Reynoso son Miguel Cotto, Alfredo Angulo, Floyd Mayweather Jr., Julio César Chávez Jr., Austin Trout, Shane Mosley, Carlos Baldomir y Amir Khan.

Las declaraciones

Más allá del honor, el negocio y la promesa de buen boxeo que aseguran ambos contendientes, la previa de este rematch estuvo cargada de contratiempos. El primero de ellos tuvo que ver con la cancelación de la fecha de mayo a raíz del test positivo de Canelo con una sustancia prohibida. En definitiva, el conflicto del Clembuterol no hizo sino echar más nafta a una relación entre Golovkin y Álvarez ya de por sí complicada, y que cada vez fue tornándose más personal y escandalosa.

Canelo afirmó: “Esta pelea es personal, por todas las cosas que se han dicho, y será muy difícil recuperar el respeto que una vez nos tuvimos (…) Sé que puedo lastimarlo, lo hice en la primera pelea y lo voy a lastimar aún más en la segunda. Mi objetivo es el KO y voy a ir a buscarlo desde el primer asalto (…) Quiero tener una actuación para callar bocas (…) Para mí no existe perder esta pelea (…) No existe el ‘estilo mexicano’ (…) mi estilo es propio, soy mexicano y eso es lo importante. Quizás Golovkin use eso del ‘estilo mexicano’ para ganar fans, pero es un hipócrita”.

 

Golovkin, en tanto, comentó: “Canelo es el oponente más desagradable y sucio que he enfrentado (…) Canelo no es un campeón. Es un mentiroso que no tiene respeto ni por el deporte ni por los fanáticos (…) En la pelea anterior no sentí verdadero poder de fuego de parte de Canelo, solo tiró manotazos. Definitivamente no es el pegador más duro que he enfrentado (…) Estoy feliz de enfrentarlo nuevamente. Es otra gran oportunidad para golpearlo duro”.