La madrileña disputa esta semana el título mundial IBF del peso mínimo

Por Jorge Caporal

Joana Pastrana Galindo, madrileña de 27 años, disputa este 22 de junio en el Pabellón José Caballero de Alcobendas nada menos que un campeonato del mundo. Un título refrendado por la IBF, uno de los cuatro grandes organismos. Un mundial fetén. Una boxeadora española. Y en España. ¿Quién lo hubiera pronosticado hace solo 5 años?

En 2013, el boxeo femenino español añoraba a María Jesús Rosa Reina. Los combates profesionales de féminas suponían un complemento exótico dentro de las veladas al uso. Y Joana Pastrana debutaba como púgil amateur en los campeonatos de Madrid.

Era una peleadora tirando a tosca. Muy efectiva. Y con una derecha demoledora. Pero solo ella misma y su equipo estaban convencidos del potencial y la capacidad de sufrimiento y mejora de la deportista. Pastrana se muestra como una mujer que se expresa con los guantes y que es muy reservada cuando baja del cuadrilátero.

Debuta en el boxeo rentado en febrero de 2016 y acumula tres KO consecutivos. Lo hace en un tiempo en el que concertar un combate profesional femenino es caro y complicado. Sin embargo, Pastrana apuesta por Pastrana. Y su manager, Álvaro Gil Casares, también.

En octubre de ese mismo año, y cuando suma 7 victorias, a Joana le llega la oportunidad de viajar a Alemania a combatir por el WBC Silver de su división. Pierde a los puntos tras completar un enorme combate con una mano rota. Ya no es un peleadora fuerte, valiente y concentrada pero con recursos contados. Combina, se desplaza con soltura, sigue confiando en el peso de su derecha pero muestras muchas más opciones. Su preparación física es, como siempre, obsesiva. Acostumbra a decantar los combates por un preciso trabajo de demolición. Además de todo esto, sus combates empiezan a ser los de fondo de las veladas. Porque es, sencillamente, espectacular.

En mayo de 2017 se hace con el campeonato de Europa del mínimo. El boxeo profesional femenino se extiende. Empieza a ser habitual en los carteles. Nadie discute la calidad de los cruces. Joana sigue ganando. Y aparece la gran ocasión para una gran apuesta: el mundial IBF. Su equipo trae el combate a España. La rival será la turca Oezlem Sahin, quien, con un récord de 24-1-1 , dobla en experiencia a la madrileña.

Pastrana no solo puede ganar. Debe ganar para seguir rompiendo los techos del boxeo profesional femenino español. Tiene un largo camino por delante que puede alumbrar, como un faro, la ruta de muchas otras mujeres.

El 20 de junio en La Nucía (Alicante), Eva Naranjo y Davinia Pérez disputan el WBC Silver del gallo. Su combate será el de fondo en una cartel repleto de campeones.