El veterano ídolo argentino Omar Andrés Narváez, ex campeón Mundial de peso Mosca y Supermoscas con gran cantidad de defensas en ambos reinados, se dispone a tratar de conquistar su tercera corona mundial en distintas divisiones cuando este sábado enfrente al sudafricano Zolani Tete en Belfast, Irlanda del Norte. Podría ser el último combate del argentino de la provincia de Chubut –aunque ganara-, según declaró su manager Oswaldo Rivero. Zolani Tete es un espigado Campeón, de 30 años, que estará efectuando la primera defensa de su título Gallo, OMB, conquistado mediante un espectacular Ko en el 1er round, sobre el también surafricano, Siboniso Donya.

Nacido el 7 de octubre de 1975 en Trelew, provincia de Chubut, Argentina, Narváez comenzó muy joven a practicar boxeo. Cumplió una brillante trayectoria en el boxeo aficionado. Participó en los Juegos Olímpicos de Atlanta 96 y Sidney 2000, superando en ambas ocasiones las primeras rondas de la competencia. Fue Medalla de Oro en los Panamericanos de Winnipeg 99. Luego, en el profesional, ganó el título Mosca, el 13 de Julio del 2002, en lo que fue la reinauguración del histórico Luna Park de Buenos Aires, venciendo al nicaragüense Adonis Rivas por decisión unánime. En esos tiempos, Narváez estaba bajo las órdenes del recordado entrenador cordobés, Carlos Tello.

Durante los siguientes siete años, efectuó 15 defensas de la corona hasta que decidió subir a la categoría Supermosca. El 15 de mayo de 2010, en el Luna Park, conquistó la corona mundial de las 115 libras, derrotando al nicaragüense de Chinandega, Everth Briceño. Luego de tres defensas exitosas, quiso alcanzar la corona de los Gallos, retando al difícil noqueador filipino Nonito Donaire quien lo derrotó ampliamente en 12 asaltos, sin que Narváez encontrara la forma de superar la estatura y potencia del tágalo. Esto fue en el Teatro del Madison Square Garden de Nueva York, el 22 de octubre de 2011.

Pero Narváez pudo volver a su reinado de los Supermoscas y siguió su dominio sobre los retadores del listado de la OMB. En la defensa número 12 fue sorpresivamente noqueado por el japonés Naoya Inoue en el Metropolitan Gym de Tokio. Esa pelea fue el 30 de diciembre de 2014. Insistió en buscar otra corona y el 14 de octubre de 2017 noqueó al ruso Nikolai Potapov para clasificarse como retador oficial del Campeón Zolani Tete. La OMB determinó que Tete debía enfrentar al argentino, pero el ganador debía defender seguidamente ante el japonés Naoya Inoue, quien destronó por Ko a Narváez.

El esbelto Campeón surafricano es un hombre alto para su división, de gran alcance, mira de arriba hacia abajo a casi todos sus rivales, posee fuerte pegada y ha noqueado a la inmensa mayoría de sus oponentes. A sus 30 años, parece quedarle mucho boxeo por delante. Decía estar listo para enfrentar al “Monstruo” Naoya Inoue, pero la OMB determinó que antes, debía darle el chance a Narváez. Tete es un Campeón  emergente del continente africano, que promete dar grandes demostraciones en los principales rines del Orbe.

¿Juventud vs experiencia?

En muchos casos parece sólo un cliché, pero en ocasiones, con todo y lo gastado que suena, es pertinente. Zolani tiene sólo 30 años, no es un niño, pero está joven, fuerte y en su mejor momento. Narváez tiene 42, muchas peleas, es cierto que no está golpeado, pero ya tiene “el Sol en la espalda”. Está conservado, pero sus reacciones deben tener unas décimas de segundo de lentitud, sus fintas, igual, también sus piernas. Su motivación sigue siendo muy grande, pero la de Zolani también lo es. Ambos son visitantes, aunque Zolani pareciera estar más en confianza, En alcance y pegada, la ventaja de Zolani es abusiva. En técnica, oficio y desempeño boxístico, manejo de la técnica, en historial, Narváez supera al de Suráfrica. Narváez tiene record de 48 triunfos (25 por Ko), 2 perdidas y 2 empates, mientras que Zolani ha ganado 26, 21 por Ko y tres derrotas.

¿Qué puede pasar? ¿Qué nos parece? Claro que quisiéramos que Narváez impusiera su historial, su trayectoria Olímpica, todo su abolengo boxístico, pero el momento pudiera no ser para él. Este Zolani Tete tiene rápidas, largas y duras manos. En su derrota con el japonés Inoue, Narváez se vio indefenso ante estas cualidades. Puede que le falte el apoyo del público que tanto lo aclama y al cual le pide tanto cariño luego de sus peleas, montándose en las cuerdas y alzando repetidamente los brazos.

No la lleva fácil, “El Huracán” de Trelew. A los que tenemos edad para recordarlo nos representa la imagen de aquella pelea de Thomas Hearns contra Pipino Cuevas y ya sabemos lo que pasó aquel 2 de agosto de 1980, en Detroit. ¿Cómo puede ganar, Narváez? Si algún chance le queremos ver al Huracán de obtener esta 3ra corona, nos imaginamos que debería moverse mucho, atacar selectivamente y tratar de desmoralizar a Zolani con buena defensa y réplicas veloces. Clase sigue teniendo el de Chubut. Pero el PadreTiempo no perdona. No obstante ha habido en la Historia del Boxeo, púgiles con la clase suficiente como para desafiar la lógica y hacer historia. Ultimamente, Leonard, Durán, Pryor, Arguello, Chavez, Paquiao, Chocolatico González lo  han hecho. Pero no sabemos, si Narváez podrá hacerlo.