La carrera de Neslán Machado esta muy cerca de dar un giro de 180 grados. La promesa del boxeo cubano acaba de firmar un pacto con una de las compañías más poderosas del mercado inglés e internacional que pretende llevarlo a un nivel muy superior y convertirlo en campeón mundial.

Hace apenas unas horas, Machado estampó su firma en un pacto con la entidad MKT Global que junto con Matchroom lidera el mercado del boxeo en Gran Bretaña y buena parte de Europa.

“Me siento muy contento con lo que está pasando conmigo, luego de varios años de esperar por una oportunidad favorable para mí”, comentó Machado, quien pronto cruzará el Atlántico para sentarse cara a cara con sus nuevos representantes. “Ellos vieron videos de mis peleas y les gustó mucho mi manera de pelear”.

De acuerdo con el joven guerrero, MTK pretende ponerlo a boxear al menos tres o cuatro veces en este mismo año y prepararlo para un combate importante que lo coloque en buenos puestos dentro de los rankings.

La última pelea del chico nacido en Villa Clara se produjo el 24 de marzo en el Miami Airport Convention Center, cuando derrotó por decisión unánime de los jueces al colombiano Jonathan Pérez.

MTK Global se presenta bajo el lema de “la compañía de manejo más avanzada y cercana a los boxeadores en el mundo”, y su establo comprende decenas de púgiles, donde destacan Tyson Fury, Martin Murray, el campeón Billy Joe Saunders, Liam Smith, Jazza Dickens -un hombre que peleó contra Guillermo Rigondeaux- y Carl Frampton, entre otros.

“Ellos están muy interesados en el mercado de Estados Unidos y han mostrado interés en Miami”, agregó el chico de 21 años que todos conocen como Pitbull. “No veo la hora de comenzar a trabajar y pelear para demostrarles cuánto valgo encima del cuadrilátero”.

En su sitio de internet, MKT Global afirma contar con gimnasios establecidos en nueve países del mundo, además de proveer el más alto nivel de apoyo y servicios que incluyen peleas, desarrollo de carreras, legales, de prensa y negociaciones con sponsors.

Uno de los artífices de este pacto es el profesor Jorge Rubio, quien comenzó a entrenar a Machado cuando este apenas tenía 15 años de edad y con quien ha sostenido una relación casi paternal, muy sólida.

Rubio se encuentra en Inglaterra al frente del campamento de preparación del retador mundial y campeón olímpico Luke Campbell y en el pasado estuvo en la esquina del conocido Amir Khan.

El entrenador se había quejado recientemente de que pocos promotores o managers se interesaran en el talento de su pupilo, pero evidentemente sus ruegos fueron respondidos a miles de millas de distancia de Miami.

Machado llegó a Estados Unidos a los nueve años, pero desde los cuatro recuerda que ya subía a los cuadriláteros y se calzaba guantes, imitando a su padre biológico, quien fuera campeón mundial juvenil y varias veces titular de Cuba.

Una vez en Miami, Machado comenzó a integrarse al circuito amateur y, con la ayuda de Rubio y su otro padre Nelson, los éxitos comenzaron a llegar año tras año con primeros lugares en los torneos Silver Gloves, hasta compilar marca de 104-6. No por gusto su nombre sonaba con fuerza para integrar futuras escuadras olímpicas.

Ahora su nombre comenzará a sonar pero con una mejor caja de resonancia.