De acuerdo con la Federación Internacional de Boxeo (IBF), Mikey García (38-0, 30 KO’s) ha cambiado de opinión sobre su permanencia en la división de peso welter junior. García decidió abandonar su título mundial de la IBF en las 140 libras y tiene la intención de regresar a la división de peso ligero, donde tiene el título mundial por el Consejo Mundial de Boxeo (WBC).

García se convirtió en campeón mundial de cuatro divisiones diferentes el mes pasado, luego de ganar un pleito por decisión unánime en 12 asaltos sobre Sergey Lipinets en San Antonio, Texas. Inicialmente, Mikey notificó a la IBF que planeaba conservar su título mundial e iba a hacer su primera defensa contra el retador obligatorio, Ivan Baranchyk (18-0, 11 KOs).

García y Baranchyk tenían hasta el 22 de abril para llegar a un acuerdo o se iba a convocar una oferta monetaria. El portal BoxingScene.com informó la semana pasada que el de Oxnard, California, le dijo al presidente del Consejo Mundial de Boxeo, Mauricio Sulaiman, que planeaba defender su campeonato en los próximos meses.García capturó el cinturón liviano en enero de 2017 cuando noqueó a Dejan Zlaticanin en el MGM Grand en Las Vegas, pero aún no ha defendido el título.

En cambio, García se adelantó con una pelea de peso welter junior contra Adrien Broner y ganó una decisión de 12 asaltos. Se le ordenó hacer una defensa obligatoria contra Jorge Linares, quien también ostenta el título de la Asociación Mundial de Boxeo (WBA), pero el venezolano tomó la decisión de aceptar una pelea lucrativa con Vasyl Lomachenko, quien está subiendo desde las 130 libras, y su competencia está programada para encabezar un evento televisado por ESPN el 12 de mayo en el Madison Square Garden en la ciudad de Nueva York.

La pelea más viable para García en este momento es la unificación con el campeón mundial de la IBF Robert Easter Jr. (21-0, 14 KOs), a quien se le ordenó hacer una defensa obligatoria contra Richard Commey en una revancha. Es probable que Easter reciba una excepción del organismo sancionador para participar en una unificación. Easter es manejado por Al Haymon, quien también trabaja estrechamente con García.