El Súper Campeón Súper Welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) Erislandy Lara, y su retador, Jarrett Hurd, tuvieron sus entrenamientos públicos antes de su combate del sábado en Las Vegas.

El combate entre ambos peleadores empieza a calentarse y en esta ocasión estuvieron en el gimnasio de Floyd Mayweather Jr. frente a la prensa y la fanaticada, que espera ansiosa el enfrentamiento entre estos dos excelentes peleadores.

El cubano Lara, menos agresivo en su estilo pero con una técnica depurada que hace honor al impecable boxeo que han demostrado sus compatriotas históricamente, también movió el cuerpo y exhibió sus habilidades sobre el cuadrilátero. El zurdo habló acerca de su experiencia en el ring como arma para imponerse: “Toda la preparación fue como se suponía. Hicimos nuestro trabajo y ahora es el momento de pelear. Hice todo lo que era necesario en el gimnasio para estar listo para lo que Hurd pueda traer”. Luego comentó sobre la estatura de su rival: “Todos mis oponentes han sido más altos que yo. Su tamaño no significa nada para mí. Tengo la experiencia y soy el mejor boxeador de la división. Él Nunca ha enfrentado a alguien como como yo”. Por último el púgil cubano sentenció: “He ganado todo en este deporte por las malas. He aceptado las peleas más difíciles y con poco dinero. Creo que todos saben lo talentoso que soy y que merezco estar entre los mejores”.

Jarrett Hurd subió primero para practicar sus combinaciones y demostró su puntería al pegarle a las guanteletas. El retador estadounidense habló con los presentes y prometió un gran careo. “Siempre quise esta pelea. Una vez que defendí mi título contra Austin Trout me gané el derecho para esta unificación”, afirmó el retador a la corona y agregó: “Este careo será difícil. Lara es el tipo de boxeador que tiene mucha experiencia. No será fácil, así que tengo que estar bien preparado y demostrar lo mejor de mí el sábado por la noche “.

Este jueves se efectuará la rueda de prensa y el viernes será el pesaje oficial en el que tendrán que marcar las 154 libras reglamentarias para su pelea de unificación.