En una visita a Los Ángeles desde Japón, Jorge Linares asistió a una velada de boxeo. Tras el final del combate principal, el venezolano fue invitado a subir al cuadrilátero, en donde le preguntaron contra quién le gustaría pelear. Linares no titubeó y señaló a Vasyl Lomachenko (10-1, 8 KOs).

Dos años después, su sueño se convertirá en realidad cuando defienda su título del AMB al enfrentar al ucraniano el próximo 12 de mayo (ESPN) en el Madison Square Garden de Nueva York.

El oriundo de Barinas (44-3, 27 KOs) tiene ante sí otro momento clave en su carrera, pues tras las dos derrotas consecutivas hace seis años estuvo a punto de abandonar el boxeo. Hoy por hoy, Lomachenko sería el rival más difícil que haya enfrentado.

“Pasamos momentos difíciles en el 2011 y 2012 cuando perdí esas dos peleas contra [Antonio] DeMarco y [Sergio] Thompson”, recordó Linares en las instalaciones de Golden Boy Promotions en Los Ángeles. “Nunca me imaginé que me iba a levantar e iba a estar como estoy hoy, casi seis años sin perder. Trabajamos muy duro, creo que trabajamos más duro ahora que cuando empezamos nuestra carrera como profesional”.

Muchos dudan que Linares tenga lo suficiente en su arsenal para vencer a Lomachenko, quien es considerado el mejor libra por libra del mundo en la actualidad. El peleador de 30 años de edad subió de peso de las 130 libras, como ligero junior a ligero, en las 135 para enfrentar a Linares.

“Tras las derrotas tuve que hacer cambios, me ajusté a Ismael Salas”, dijo. “Empezamos a hacer cambios en mi técnica, en mi pegada y comenzamos a ver resultados muy buenos que hasta hoy en día hemos mantenido. Cambié preparador físico, alimentación y así se fueron dando los resultados”.

El récord de Linares de 13 peleas invictas está en riesgo, en especial porque no contará en su esquina con su entrenador, Salas. El venezolano quiso dejar en claro que los rumores sobre una posible separación no son verdaderos y que no está preocupado ante la ausencia de su preparador pues ya ha peleado sin su presencia.

“Yo no lo dejé, él no me dejó”, aclaró Linares. “Tenemos la misma amistad. Él no ha podido estar en tres peleas desde que estamos juntos y ha sido el mismo resultado, hemos ganado. Mucha gente está preocupada que no va a estar en esta gran pelea. Todas las peleas han sido importante para mí, sean o no Lomachenko, lo importante es salir victorioso y saber hacer una buena preparación”.

Salas se encuentra actualmente en Londres entrenando uno de sus peleadores, el excampeón de peso pesado, David Haye, quien enfrentará en una revancha a Tony Bellew el 5 de mayo en el O2 Arena de esa ciudad. Linares explicó que Salas optó por quedarse con Haye pues aún no se había firmado el combate contra Lomachenko, a lo que el venezolano dijo entender.

En el pasado, Linares ha ido hasta Londres a entrenar con Salas, pero en esta ocasión prefirió armar su campamento en Las Vegas para este combate. En su esquina contará con su preparador físico, Jorge Capetillo y a Rudy Hernández como “cutman” y vendador.