Anthony Joshua y Joseph Parker disputan este sábado en el Stadium de Cardiff uno de los combates más esperados de los últimos tiempos. Dos campeones invictos y el aliciente de ser el primer paso a la reunificación del peso pesado.

Joshua juega en casa y parte como favorito, y se ha preparado a fondo para la gran cita. Para ello es clave la dieta, que en su caso es de 5000 calorías diarias.

¿Alguna vez han oído aquello de que “sale más a cuenta comprarte un traje que invitarte a comer”? Pues no es una frase hecha, al menos en el caso de gente como Joshua, que comienza el día tomando 5 huevos, 2 aguacates, muesli, espinacas, 3 tostadas de pan integral, fruta, un yogur griego, avena, leche y miel.

 En la comida come pasta con salsa de tomate y verduras, dos pechugas de pollo, yogur, fruta, miel y granola. Antes del entrenamiento de la tarde toma un par de sandwiches, fruta y bebida energética, y después varias piezas de fruta y un batido recuperador.

Finalmente, y antes de acostarse ingiere arroz, pescado, quinoa, batata, zumo de frutas, nueces y proteína caseína. Lo que no sabemos es si toma el café con sacarina o si moja polvorones.

Este sábado es el gran día. Veremos si logra la gloria o debe digerir una derrota dolorosa. Aunque por lo que vemos, el muchacho está acostumbrado a digestiones pesadas.