La carrera del ucraniano Vasyl Lomachenko ha sido muy bien administrada pero ha llegado la hora de probar si verdaderamente es el mejor peleador libra por libra del mundo, aseguró el campeón venezolano, Jorge Linares.

Ya en territorio americano, tras cuatro semanas en Japón, el próximo 12 de mayo en el Madison Square Garden de Nueva York, Linares intentará demostrar a los expertos están equivocados, y lo hará incluso sin el entrenador Ismael Salas, el encargado de devolverle el brillo a su carrera.

“Siempre he dicho que no hay nada escrito en el boxeo, sé que es bueno, de los mejores libra por libra y con eso basta y sobra para estar motivado. Es un sueño hecho realidad pelear el 12 de mayo con Lomachenko, y si ya uno (Orlando Salido) le ganó, por qué no volver a ganarle”, dijo el campeón ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

“Vasyl tuvo una carrera como amateur excelente, pero cuando le pusieron un rival bueno y experimentado, perdió, y con los otros que ha estado recién, no es gran cosa, la última pelea con (Guillermo) Rigondeaux lució muy mal, con decirte que siempre he admirado a Lomachenko y dejé de ver la pelea porque me aburrió”, externó el ídolo latinoamericano.

Pero en igualdad de condiciones, los dos llegando en su mejor momento, será el momento ideal para demostrar quién es quién. “A Lomachenko lo han sabido llevar y lo han protegido como profesional, hay que ver lo que tiene porque ahora sí está enfrentando a un boxeador bastante experimentado, bueno y en el mejor momento de su carrera, vamos a ver lo que trae”, destacó.

Y advirtió será una pelea sin desperdicio. “Va a estar interesante, somos boxeadores bastante técnicos, es una pelea buena, yo derecho y él zurdo, a él se le complica mucho cuando los peleadores cuando son zurdos porque se hace aburrida la pelea, pero esta pelea será muy buena.

“La gente no se imagina lo buena que va a estar y pues a aprovechar que yo soy más grande, veremos cómo sale él a ver si sale a boxear a atacar, porque debe tener en claro que va a enfrentar a un peleador que es dos veces más grande que él”, apuntó vía telefónica.

El equipo de trabajo del venezolano estará conformado por Jorge Capetillo, Carlos Linares (su hermano) y Rudy Hernández. Además evalúa la posibilidad de contar con un entrenador más, pero no lo ha definido. Con Ismael Salas, dijo, no hubo problemas, simplemente los tiempos no se acomodaron, pero consideró que no debe afectar.