Oscar Valdez es uno de los principales boxeadores en los pesos chicos, de acuerdo al promotor Bob Arum, y eso quedará demostrado cuando se enfrente a Scott Quigg en la cuarta defensa de su título pluma en el StubHub de Carson.

De hecho, el octogenario concertador está seguro que Valdez podrá irse de tú a tú con los mejores de las 126 libras y está dispuesto a negociar para enfrentarlos
“Si gana hay tantos buenos pesos pluma allá afuera. (Carl) Frampton, (Abner) Mares, vamos a enfrentarlo a lo mejor para que pelee con lo mejor”, expresó Arum, aun cuando los púgiles mencionados son asesorados por su rival Al Haymon.

Valdez hará la cuarta defensa de su título versión de la Organización Mundial de Boxeo, y respaldó las palabras de su promotor en busca de que sea considerado el mejor pluma del mundo eventualmente. Es por esa razón que aceptó enfrentar a Quigg, británico promovido por Matchrrom Boxing, y que fue campeón en las 122 libras.

“Estamos buscando los nombres grandes y, aquí vamos, tenemos uno en frente de nosotros”, expresó Valdez en la presentación final ante los medios en esta ciudad. “Tengo que tomarlo más que en serio. He escuchado muchas veces: si quieres ser considerado el mejor, debes pelear contra los mejores. Y veo a Scott Quigg como uno de los mejores peleadores que hay. Definitivamente, estoy muy emocionado por esta pelea”.

Aunque es la primera ocasión que se enfrentan en un ring oficialmente, Valdez y Quigg no son desconocidos. En el pasado, hicieron sparring juntos en el 2017 camino a la pelea ante Miguel Marriaga.

“Estaba realmente concentrado en mi pelea con Miguel Marriaga. La sesión de entrenamiento fue solo una sesión de entrenamiento para mí”, dijo Valdez. “Hicimos un gran trabajo. Les he estado diciendo a todos que si la pelea es tan buena como la sesión de entrenamiento, pueden esperar fuegos artificiales porque Scott Quigg es un gran peleador. Lo demostró en esa sesión de sparring”.

Quigg recuerda la ocasión, en donde se preparaba para enfrentarse a Viorel Simion. Adelantó que el encuentro será tan o más emocionante que su sesión de guanteo.

“En ese momento, nunca sabíamos si íbamos a cruzarnos. Siempre hubo potencial para eso. Me estaba preparando para Viorel Simion y él se estaba preparando para la pelea con Marriaga”, explicó Quigg, con marca de 34-1-2 y 25 nocauts. “Nos ayudamos unos a otro y conseguimos un buen trabajo. Todo lo que sé de esa sesión de sparring es que los fanáticos van a tener un verdadero combate”.

El inglés agradeció la oportunidad recibida por parte de Valdez, ya que el combate no es una pelea mandatoria.

“Me quito el sombrero ante Valdez”, añadió Quigg. “Esta es una defensa voluntaria. No tenían que escogerme. Pudo haber seleccionado una defensa más fácil. Gracias al equipo de Valdez, pero el sábado por la noche me aseguraré de que se arrepientan de haberme elegido”.

La cartelera tendrá como combate de respaldo de dos invictos en los junior ligero, cuando enfrenten Andy Vences (20-0, 12 KO’s) y Erick De León (17-0, 10 KO’s) así como Alex Saucedo (26-0, 16 KO’s), la boxeadora olímpica estadounidense Mikaela Mayer (3-0, 2 KO’s), Arnold Barboza, Jr. y el peso completo Andy Ruiz.