La aventura de Luis ‘Pantera’ Nery tuvo un cierre más decoroso del que se pronosticaba después haber dejado en la báscula el título Gallo del Consejo Mundial de Boxeo. El tijuanense vapuleó y noqueó en dos rounds al excampeón Shinsuke Yamanaka en la Arena Kokugikan de Tokio, Japón, en una esperada revancha que quedó ensombrecida por la falla del mexicano al no poder marcar las 118 libras requeridas.

Fuera del ring, el peor rival de Nery fue la báscula, ya que tuvo que someterse a tres pesajes antes de subir al ring. En la primera tenía que marcar 118 libras y pesó 123; volvió dos horas después con 121 libras, dejando el título vacante, y 20 horas más tarde registró 127 libras, una menos del límite que le habían establecido para acceder a la pelea.

Dentro del ring, Nery fue una verdadera ‘Pantera’. Borró del mapa a Yamanaka al enviarle dos veces a la lona en el primer episodio -aunque el réferi sólo le marcó una como oficial-, y tres veces más en el segundo asalto para obligar al tercero en el ring, Michael Griffin, a detener el muy disparejo combate.

Lo mismo se fue a la lona Yamanaka con el gancho de derecha de Nery que con volados y rectos de izquierda. El poder del mexicano, que de alguna manera ganó algo al no someterse al régimen de restricciones para ir hasta las 118 libras, no se vio mermado, y quien terminó pagando las decisiones de continuar con la batalla fue el veterano Shinsuke.

Quedó el título Gallo del Consejo Mundial de Boxeo vacante y aprovechó el mexicano esas libras de más para subir como un toro al ring, con la imagen maltratada por su irresponsabilidad de no dar el peso -acusó a que no había funcionado el trabajo con el nutriólogo contratado-, pero con la ventaja de no haberse desgastado tanto como parecía.

El triunfo oficial quedó marcado al 1:03 minutos del segundo round y quedó demostrado que Nery tiene el potencial para competir al más alto nivel, quizá nunca más en las 118 libras, pero sí con una obligación de estar mucho más apegado a la disciplina por encima de cualquier otra cosa.

Con este resultado y ya sin título Gallo del CMB en su poder, Nery mejoró a 26-0 con 20 nocauts, mientras que Yamanaka subió probablemente por última vez al ring y dejó su hoja de servicios en 27-2-2 y 19 nocauts.