Pelear en casa siempre es un plus, más cuando un título está en liza. Buena cuenta de ello puede dar Mustafa Chadlioui, que cayó en la disputa del título de la Unión Europea del semipesado en su visita a Roma. Orial Kolaj se quedó con el título y también con el castigo. El italiano acabó mejor, pero la diferencia a favor de Chadlioui había sido clara. Los jueces no lo vieron igual y dieron al local el cinturón por decisión unánime: 116-112, 116-112 y 115-114. Kolaj no fue mejor.

Musta salió sin complejo alguno y decidido ha dar el primer golpe. Jab duro, directo al rostro de Kolaj. Declaración de intenciones. Cada golpe iba a ser una tortura. Lo cumplió. Kolaj tomó la iniciativa, siempre fue adelante y lanzó más manos. Bloqueaba y esquivaba el español a la perfección, sin recibir golpes… sólo uno, un cabezazo que en el primer asalto le cortó. Eso y los codazos fueron constantes por parte del italiano. No le importó a Musta, que se siguió zafando y contragolpenado a la perfección. El castigo iba en aumento y en el sexto asalto lo acusó.

Se tambaleó Kolaj, que parecía que no podría aguantar… pero lo hizo. Resistió y fue encajando manos muy duras. Le costaba cada vez más, pero resistía en pie. Desde el noveno asalto Musta comenzó a lanzar menos contras, pero las que sacaba las seguía conectando al rostro de su rival. Sumó asaltos hasta el último asalto, en el que pasó de todo. Chadlioui salió con todo e hizo daño a Kolaj. Hubo cabezazos por ambas partes, Kolaj, muy cansado, se cayó sobre Musta y ambos se fueron al suelo… duró el doble el último round. La dureza del combate pasó factura al español, y Kolaj, aunque mellado, acabó arriba. La diferencia era amplia para el español, salvo para los jueces. Injusta derrota de Musta en Roma.

Aitor Nieto tampoco pudo en Francia

Casi a la misma hora, Aitor Nieto se jugaba el mismo título (en el peso welter) ante el invicto francés Jordy Weiss. En esta ocasión el púgil local también se quedó con el cinturón. Weiss salió a moverse a contragolpear con cabeza para decantar las cartulinas de su lado. Cumplió ese guión hasta que el combate llegó a su ecuador. Ahí aumentó el ritmo y Nieto fue a más. El asturiano comenzó a arrinconar al francés y éste lo acusó en la parte final. Desde el noveno asalto las cartulinas sumaban para el español, pero la puntuación era insufiente. Buscó un golpe que cambiase el combate Aitor Nieto, pero no llegó. Weiss se quedaba con el cinturón.