Cinco años en la élite, con ocho de doce combates con un título mundial en juegoy un cambio de categoría (subió del superligero al welter) pasaron factura a Danny García (33-1, 19 KO). El estadounidense, de raíces puertorriqueñas, decidió tras caer ante Keith Thurman que era el momento de parar. No conocía la derrota, pero ese día la probó. Con 29 años veía necesario un descanso y lo hizo. Este sábado regresará al ring en Las Vegas, 350 días después. Le ha venido bien.

“Estoy emeocionado de volver. Me siento rejuvenecido. Mi cuerpo se siente fresco. El campamento ha ido bien, es el momento de entrar a ir a trabajar“, ha reconocido en las previa García. El púgil lo tiene claro, la derrota fue dura, pero sacó una valiosa lección. “Aprendí en ese combate que no tengo que dejar nada en manos de los jueces. Fue una pelea cerrada que podría haber ido en cualquier dirección. Tengo que ir a matar, es lo que haré“. Declaración de intenciones claras. Swift (rápido en inglés) tiene en su velocidad su mayor punto a favor, ahora intentará añadirle la contundencia.

El rival para su regreso es propicio para ello. Se mide a Brandon Ríos 34-3-1, 25 KO, quien tiene sobrada calidad, pero tras casi dos años parado no ha vuelto a recuperar su mejor versión. No es favorito. Con 31 años el califoniano se siente en una situación similar a la de García. Quiere ganar para volverse a poner en el escaparate. Ambos saben que el que gane tendrá la opción del título… y que Thurman tiene fecha (19 de mayo), pero no rival. Hay varias opciones, pero una victoria de Danny García le podría volver a enfrentar a su único verdugo. Danny García ha tardado en volver, pero ahora quiere regresar ‘Swift’ hasta el título.