Se avecina marejada en torno al Campeonato de Europa del peso wélter al que aspira Kerman Lejarraga. Cuando ya estaba más de medio aforo del Bilbao Arena vendido para la pelea del 24 de mayo entre el ‘Revólver de Morga’ y Ahmed El Mousaoui, la renuncia del francés a subirse al ring amenaza con un embrollo de los gordos. La Unión Europea de Boxeo (EBU) ha enviado hoy a MGZ, la promotora de Lejarraga, una circular en la que, además de designar al inglés Bradley Skeete como sustituto de El Mousaoui, manifiesta su intención realizar una nueva subasta para la adjudicación de la organización del evento. Una medida, esta última, que contraviene la normativa de la EBU, como denuncian desde MGZ.

El Mousaoui, cuyas largas a la oferta presentada en su día por MGZ condujeron a una subasta que ganó la agencia bilbaína, ha comunicado hoy mismo su renuncia a pelear por el Campeonato de Europa del wélter. Acto seguido, la EBU ha designado como aspirante al título al púgil con una posición más alta en el ranking de los que estaban disponibles. En este caso, Skeete (27 victorias, 12 por KO, y una derrota)es el nº 6 de la clasificación, pero los cinco boxeadores que tenía por delante no podían atender al requerimiento por diferentes motivos.

Hasta ahí, todo normal, pese a la lógica preocupación de que el londinense es un púgil bastante más peligroso que El Mousaoui. Lo que ha levantado la indignación en MGZ es la pretensión de la EBU de realizar una nueva subasta cuando ya estaba todo atado y bien atado de cara a la cita del 24 de mayo en Miribilla. El artículo 6.1.5. del reglamento que rige los Campeonatos de Europa dice lo siguiente: “Un combate para un título europeo cuya fecha y lugar han sido organizados no puede posponerse excepto en circunstancias excepcionales y con la aprobación del Consejo de la E.B.U.”. Iñigo Herbosa, responsable de MGZ, denuncia que la decisión de volver a subastar la organización de la velada ha sido adoptada “unilateralmente, sin votación” del órgano rector de la Unión por su secretaria general, la italiana Merchionne Jacoponi.

 “Es un atropello a Kerman, al boxeo vasco, español…. y a todo el mundo”, se lamenta Herbosa, quien intuye que con esta medida se quiere favorecer a un boxeo con más galones e influencia, como el británico, y a una promotora como Frank Warren -la de Skeete– mucho más potente que MGZ. Pero en la agencia bilbaína están decididos a presionar a fin que se mantengan la fecha y sede previstas para la pugna por el título europeo sin ceder ni un ápice. “Si en la EBU se mantienen en sus trece, sin duda presentaremos una demanda por daños y perjuicios”, advierte Herbosa, que cifra en “unas 7.000 entradas” las vendidas hasta ahora y que está convencido de que el Bilbao Arena se llenará hasta reventar. Eso, si se impone la lógica y no hay una nueva subasta.