Hace tiempo que Óscar Valdez pedía retos de calidad en su carrera de talla internacional como Scott Quigg, y ahora que lo tendrá frente a frente este 10 de marzo en Carson, California, acepta que es momento de demostrar de qué está hecho para poder pedir después a personajes como Carl Frampton, Ábner Mares o Leo Santa Cruz.

Valdez abrió las puertas de su campamento a ESPN en Zapopan, Jalisco, donde entrena bajo la tutela de Manny Robles y la compañía de peleadores como Joselito Velázquez, Raúl Curiel, Enrique Bernache, Arturo Santos y Rafael Espinoza, y ahí pronosticó que la pelea con el británico Quigg tiene muchas posibilidades de acabar por la vía del cloroformo, y es que está confiado en que los estilos se van a acoplar para dar una batalla de alarido en el evento estelar de Top Rank que transmitirá ESPN y también ESPN Deportes.

”Sin duda Scott Quigg es la pelea más importante de mi carrera, es un boxeador de alto calibre, de renombre, excampeón mundial, esta pelea es la que habíamos estado pidiendo y por eso la tomamos con seriedad para seguir demostrando a donde quiero ir”, dijo Valdez, que expondrá por cuarta ocasión el campeonato Pluma de la Organización Mundial de Boxeo.

Obviamente para Valdez y su equipo, Quigg es el enfoque principal, pero eso no impide que siga soñando con hacer historia, y para ello sabe que necesita grandes peleas. ”Yo había estado pidiendo esos nombres, ahora es Scott Quigg el nombre que tengo enfrente, pero sé que si salgo bien, vamos a poder buscar esos nombres que tanto tiempo hemos pedido”, respondió en referencia a las unificatorias en las 126 libras.

 Óscar pronosticó que la pelea con Quigg no llegará a las tarjetas, y no por el hecho de que subestime al británico, sino porque espera que los estilos se acoplan para dar una pelea de mucha acción. ”Pienso que es muy probable el nocaut, nunca me subo al ring pensando en noquear al oponente, siempre me subo con la mentalidad de irme a los 12 asaltos, pero estoy conciente que por los estilos de ambos puede que venga el nocuat y que sea a nuestra conveniencia, que si alguien va a caer que sea Scott Quigg”, señaló.

A la batalla, Valdez llegará con marca de 23-0 y 19 nocauts, mientras que Scott lo hará con 34-1-2 y 25 nocauts.. Precisamente por la experiencia enemiga, Valdez prioriza el hecho de no cometer los errores que tuvo ante Genesis Servania en su reciente defensa, cuando visitó la lona antes de ganar por la vía de los puntos.

”Hemos aprendido de cada pelea, hemos avanzado, hemos superado cada obstáculo, aprendí mucho en mi última pelea, cometí errores, pero por eso trabajamos cada vez más duro para que no sucedan esos errores y mucho menos tocar la lona. Ahora gracias a Dios el campamento va en el camino que queremos y ya me siento más que listo para esta gran pelea”, sentenció el dos veces olímpico mexicano.