El cinco veces campeón mundial Félix ‘Tito’ Trinidad y su padre se encuentran actualmente en lo que podría ser visto como el combate de más importancia en la vida de ambos.

En recientes declaraciones, ‘Tito’ y su abogado han dejado en claro cuántos millones ha perdido el boxeador con este tema del banco.

“De verdad que no es fácil, más cuando yo trabaje con mucho sacrificio, esmero, sudor y tuve que batallar para ganarme todo ese dinero que lo hice de manera honrada. Pasar por esta situación en esta etapa de mi vida, a mi edad, no es nada sencillo.”

“Desde el mes de julio estoy sin recibir ni un centavo, pero confío en Dios que todo se va a solucionar.”
“No he recibido nada de dinero desde el 2017, desde julio, pero seguiremos batallando para obtener lo que es mio, lo que me he ganado.”
Su abogado también se ha manifestado al respecto:
“Para febrero de 2019 han pospuesto una vez más el caso, y eso es muy tarde”
‘Sin lugar a dudas vamos a salir victoriosos de este caso. Estos casos son difíciles, son algo complicados en como se computan en cuanto tiene derecho a recuperar. Debe ser suficiente para reparar los daños, esto sobrepasa los 27 o 28 millones en perdidas, y ahora le han hecho pasar esta situación, donde no le han girado el dinero que merece mensual, que son al rededor de 90 mil dolares, cosa que no han hecho.”
“El banco inclusive se ha negado a pagar las hipotecas, cosa que siempre han hecho.”
Esta vez el rival no es Hopkins, De La Hoya o Wright, ahora es el Banco Popular de Puerto Rico (BPPR), ‘Tito’ tiene una demanda de cobro en su contra por al rededor de $21 millones por parte del Banco Popular.
Paso siguiente, el excampeón mundial respondió la misma con una contrademanda a la institución por cerca de $26 millones, que incluye $5 millones por daños y perjuicios.
De acuerdo con Trinidad perdió más del 90 % de su fortuna, y que tuvo que vender propiedades.
El caso ha sido diferido hasta febrero de 2019 lo cual indica que el combate sigue y tanto ‘Tito’ como su padre, Don Félix no tienen pensado en lo más mínimo tirar la toalla, sino ir directo por el KO y salir con la mano en alto como es costumbre en la familia Trinidad.