El Marc Vidal vs Kiko Martínez por el EBU del pluma es uno de esos combates que puede dinamizar definitivamente nuestro boxeo

Por Jorge Caporal

Se trata de uno de esos combates que parará nuestro boxeo. Porque el premio para el ganador es el campeonato de Europa. Porque enfrenta a boxeadores de distintas zonas y que han desarrollado sus carreras en etapas que hacían imposible su enfrentamiento en otro momento. Y, en definitiva, porque se trata de dos extraordinarios boxeadores para una pelea que promete dejarnos sin aliento.

Quien menoscabe la trayectoria de Vidal se equivoca de medio a medio. A sus 29 años, se encuentra en plena madurez. Nada ha sido fácil en su recorrido. Su única derrota fue a los puntos, en Bilbao, y sin ceder un centímetro ante un Gago sólido y en su mejor momento en una verdadera batalla por el campeonato de España. Después, aprovechó la renuncia del propio Gago al entorchado nacional, y la retirada de Achaval, para ceñirse el mismo cinturón con claridad frente a Juancho González. Desde ese momento, su caminar ha sido firme. Asalto a salto, pelea a pelea, cinturón a cinturón. Campeón de la UE. Y de Europa. Un progreso ejemplar y envidiable. Talento y sacrificio por parte del deportista y buen trabajo de Toni Moreno y el resto del equipo.

De Kiko Martínez poco podemos decir. La honestidad entre 16 cuerdas. Si alguien afirma que duplica la experiencia profesional de Vidal, se queda corto. Con 31 años, el de Torrellano presenta unas credenciales con 47 peleas profesionales (Vidal, 16), cinco de ellas con mundial en juego, otras cinco con EBU en cuestión, y dos más por el UE, al margen de otros títulos. Suman doce combates de la máxima exigencia en dos pesos distintos y en media docena de países. Martínez será el primer campeón mundial al que se enfrente Vidal. Kiko se ha medido a unos cuantos.

Si ‘La Guerra’ Vidal se prepara a conciencia para sus compromisos, ‘La Sensación’ Martínez es un obseso de los campamentos. Uno cuenta con el citado Toni Moreno y Sánchez Atocha en sus esquina. Kiko trabaja con uno de los técnicos del momento: Tinín Rodríguez. La victoria de Vidal implicará su definitivo ascenso al olimpo de los cuadriláteros. Si Kiko se impone, recuperará la senda de los mundiales.

Ambos deportistas y sus equipos tienen mucho que ganar. Pero quien ganará seguro será el boxeo español. Se trata, sin duda, de uno de esos combates que contiene todos los ingredientes para dar un espaldarazo definitivo a este renacer de nuestro pugilismo.