La Junta Ejecutiva del Comité Olímpico Internacional (COI) ha declarado “no estar satisfecha” con el informe elaborado por la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA) sobre sus problemas de gobernanza, finanzas, arbitraje y antidopaje y esto traería como consecuencia la posible exclusión al deporte de las próximas citas olímpicas.

El presidente del COI, Thomas Bach, explicó que el organismo está “extremadamente preocupado” por la deriva del deporte. “El COI se reserva el derecho de revisar la inclusión del boxeo en los programas de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 y Tokyo 2020”, señaló tras la reunión de la Junta Ejecutiva del COI en Pyeongchang, donde se celebrarán este mes los Juegos Olímpicos de Invierno. 

Entre otras medidas, el COI ha confirmado que ha procedido a la apertura de una investigación sobre el gobierno de la AIBA por parte del Director de Ética y Cumplimiento del COI, además de asegurar que ha suspendido los pagos financieros. Además, ha congelado “todos los contactos” con la AIBA, “excepto los de nivel de trabajo necesarios para implementar las decisiones respectivas del COI”. 

Por otra parte, ha explicado que han pedido un nuevo informe para antes del 30 de abril de 2018, y que se reserva el derecho de “revisar la inclusión del boxeo en los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 y los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020”. 

La AIBA nombró el pasado sábado nuevo presidente interino al uzbeko Gafur Rakhimov, tras la renuncia inesperada del también presidente interino Franco Falcinelli.

Esta no es la primera vez que la AIBA tiene fondos del COI bloqueados. El organismo olímpico retuvo el pago de más de un millón de dólares de los Juegos Olímpicos de 2004 en Atenas después de un escándalo de arbitraje en esos Juegos.