El Comité de Campeonato de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) ordenó a sus campeones mundiales de peso pluma, Leo Santa Cruz y Abner Mares, negociar un acuerdo lo antes posible y llegar a un acuerdo antes del 6 de noviembre.
Santa Cruz tiene el título “super” de la AMB en el peso, mientras que Mares es el campeón “regular” en las 126 libras. El organismo sancionador quiere eliminar el problema de tener múltiples campeones mundiales en cada división. Ambos boxeadores debían pelear el 3 de abril. De acuerdo con la Regla C.13 de la AMB, un campeón no puede pelear con un boxeador que no sea un contendiente designado obligatorio dentro de los 60 días de su fecha de vencimiento de defensa obligatoria. El Comité les dio el plazo del 3 de abril al 3 de mayo para negociar este asunto; sin embargo, el 4 de julio todavía no tenían una respuesta.

El 22 de agosto, Santa Cruz y Mares solicitaron permisos especiales para hacer defensas voluntarias y se les concedió su solicitud. Por lo tanto, el 14 de octubre enfrentaron a Chris Avalos y Andrés Gutiérrez, respectivamente, en una doble cartelera televisada por FOX.
Mares aseguró una decisión técnica en contra de Gutiérrez, y Santa Cruz obtuvo una victoria por TKO sobre Avalos. Con esta etapa completa, el Comité ha concedido 15 días, hasta el 6 de noviembre, para negociar su pelea. Santa Cruz y Mares tienen el mandato de enviar detalles, como la fecha y la ubicación dentro del plazo correspondiente. Si no lo hacen, obligaría a la AMB a realizar una convocatoria de una subasta.
Los boxeadores se conocieron en agosto de 2015 en el Staples Center en Los Angeles. Santa Cruz (34-1-1, 19 KOs) ganó una decisión de la mayoritaria en 12 asaltos sobre Mares (31-2-1, 15 KOs) en una pelea muy emocionante.

Sus caminos se separaron cuando Santa Cruz tuvo dos peleas memorables con Carl Frampton. Leo ganó la venganza sobre Frampton con una victoria cerrada por puntos en enero, después de perder una decisión cerrada contra el boxeador de Belfast el año pasado en Brooklyn, Nueva York.