Todo el mundo va a recordar en algún momento a James ‘Buster’ Douglas por haber sido el protagonista de la más grande sorpresa en la historia del boxeo al convertirse en el primer hombre en derrotar al temible Mike Tyson, pero a él nada de eso le importó porque hubo un momento que disfrutó como ningún otro aquel 11 de febrero de 1990 en Japón.

El excampeón de peso pesado confesó en su visita a la Ciudad de México que lo que más le gustó de aquella hazaña fue cuando el anunciador dijo “El nuevo Campeón Indisputado de peso completo”, pues fue eso lo que había soñado toda su vida, fuera ante Tyson o ante quien sea.

Carismático y de buen humor, Douglas recibió el miércoles por la noche un reconocimiento de parte del Consejo Mundial de Boxeo, y ahí aprovechó para recordar aquella jornada gloriosa para él de la que se ha hablado durante más de 27 años.

“Lo recuerdo todo, desde el principio hasta el final, no sólo la pelea, sino la preparación para la pelea también. Fue un buen recuerdo, un recuerdo duro también por las cosas que tuvimos que pasar previo a la pelea”, dijo Douglas en la charla sobre aquel épico nocaut a Tyson, que por cierto fue motivo de polémica por la famosa cuenta larga que le dio el réferi Octavio Meyrán.

“Es un buen recuerdo, difícil también, tuve que lidiar con un par de cosas previo a la pelea”, añadió Douglas, quien tres semanas antes de la pelea perdió a su madre, pero consideró que ella lo motivó lo suficiente para creer que en verdad podía destronar a Tyson, que había llegado con marca de 37-0 por 29-4-1 de él.

En la pelea, con el jab por delante, Douglas comenzó a tomar la iniciativa. En el octavo round de la pelea visitó la lona pero se recuperó para derrotar en el décimo episodio a Tyson. Las apuestas estaban 42-1 en su contra pero él consideró que eso fue un invento tras la pelea, porque no había donde apostaran.

“Definitivamente fue mucho más satisfactorio de lo que pensé, no pude haberlo imaginado mejor. No me sorprendió ver a Tyson en el piso, yo era el 2 o 3 del mundo, la oportunidad me la merecía, estaba bien entrenado para la pelea, por eso no me sorprendió, incluso pensé que podía terminarlo antes, estaba en mejor condición que él”, destacó el exboxeador de 57 años.

Cuando se le preguntó si consideró que Tyson lo subestimó, contestó: “Patrañas, tú no peleas 10 rounds de la manera que lo hizo si no estuvieras bien preparado, él me tomó seriamente, yo estaba tan bien preparado como él, él estaba disfrutando ser campeón del mundo”.

La victoria, obviamente al no ser favorito, la disfrutó James mucho más, pero sobre todo, consideró que esa victoria fue la que llevó su nombre a la historia del boxeo por siempre. “Decían que no tenía oportunidad, por eso fue algo inesperado, pese a que era el dos o tres del mundo, yo tenía una opinión diferente a la del resto de la gente. Creo que nadie ha podido superar esa sorpresa, no creo que haya habido una sorpresa más grande, siempre comparan las sorpresas con la mía y eso me gusta”, sentenció.