Leo Santa Cruz allanó el camino para la revancha ante Abner Mares al derrotar por nocaut técnico en el octavo asalto a Chris Avalos en la pelea estelar de la cartelera que involucraba a los dos campeones pluma de la AMB.

La detención del referí Thomas Taylor sorprendió a muchos, luego de que Avalos fuera el atacante en los dos previos asaltos y en donde no se vió severamente afectado por los golpes de Santa Cruz, quien sumó su victoria número 34 en 36 combates.

“Ya se puede dar la revancha, ganó él, gané yo, comenzando el año, la van a poner lo más pronto que se pueda”, dijo Santa Cruz sobre su siguiente combate, que espera sea ante Mares.

Santa Cruz no refutó la decisión de taylor de detener el combate sorpresivamente en el octavo giro.

“El vino con todo, sabía que era su oportunidad, se preparó muy bien, estuvo tirando muy bueno golpes, pero tuvimos un poquito nuestro error quisimos estar ahí intercambiando golpes contra él, pero después mi papá me dijo pelea, tu le puedes ganar, y en el octavo round lo hicimos”, añadió Santa Cruz. “Desde el cuarto round yo pensé que la iban a parar, ya que le tiré y se tambaleó, pero aguanto el round y sobrevivió”.

Al momento de la detención, las tres tarjetas favorecían al campeón por 70-63 y dos por 69-63.

En el primer asalto Santa Cruz, el de más alcance de ambos peleadores, fue algo más precavido que Avalos al comienzo del asalto, viéndose tímido en el ataque hasta el final del giro, en donde sumó combinaciones que movieron hacia atrás al retador. El segundo giro fue una repetición del asalto inicial en donde Santa Cruz fue más cuidadoso en escoger su golpes ante un Avalos que iba hacia la mandíbula sin pesar las consecuencias.

 

Avalos tuvo su mejor asalto en el tercero al echar al viento toda precaución y concentrarse en atacar a Santa Cruz, quien en momentos se vio incómodo en el cuadrilátero aunque pudo reaccionar para conectar par de ganchos sólidos al cuerpo del retador. En el cuarto asalto, ambos púgiles decidieron echar a un lado la precaución y se embarcaron en un toma y dame en el centro del cuadrilátero, en donde Santa Cruz llevó la mejor parte, destacándose combinaciones de uppercut a la cara del retador y gancho de derecha que por poco lleva a la lona a Avalos.

Santa Cruz bajó la intensidad en el quinto asalto, aunque pudo conectar los mejores golpes, repitiendo su gancho efectivo al cuerpo de Avalos. El retador le robó el ataque a Santa Cruz en el sexto, en donde se vio muy tímido el campeón para lanzar golpes mientras Avalos, aunque algo desordenado, aterrizaba efectivamente al cuerpo y la cara del mexicano.

El séptimo asalto fue nuevamente a favor de Avalos, quien llevó el ataque a Santa Cruz, quien buscaba atacar en ráfagas a su retador y midió sus golpes a tráves de todo el round.