Jon Fernández ‘Jonfer’ se volverá a subir al Ring este viernes en La Casilla de Bilbao. Tras haberse proclamado campeón del mundo junior de boxeo del WBC y campeón de España, disputará su primer combate pactado a 12 asaltos. Su rival es el invicto Alexander Podolsky (9-0, 3 KO’s) y el vencedor se llevará el cinturón WBC Silver, además de situarse en el ‘top 10 mundial’ del peso superpluma (59 kg) del WBC. Será, hasta ahora, la prueba más difícil para Jon y una derrota pondría en duda todos los sueños que está generando a cada golpe.

Con 22 años recién cumplidos, un palmares invicto de 13 victorias con 11 Ko´s consecutivos, además de haber triunfado en EEUU, parece que el camino a la gloria de Jonfer está siendo un camino de rosas… pero todo tiene un sacrificio personal detrás.

 

El boxeador de Etxebarri (Bilbao) se mudó en marzo de este año a Madrid junto a su mujer. “Tanto mi mujer como yo vinimos con la ilusión de trabajar con Tinín (entrenador de Jonfer)”. Jonfer habla a El Confidencial en plural porque su mujer Nekane también es parte de su equipo. Se encarga de la preparación física y de la nutrición, un factor clave para que Jon, de 1,80m, pueda dar el peso superpluma. Ella también ha apostado por el sueño de su marido dejando su trabajo en Bilbao. La apuesta parece estar saliendo bien, porque acaba de encontrar un trabajo en un gimnasio de Madrid y Jonfer continúa siendo una firme promesa del boxeo.

La familia de Jonfer, a lo lejos

En la adaptación a una nueva ciudad y una nueva vida ha dejado por el camino a su familia y amigos, que le observan desde Bilbao: “Les echo de menos sobre todo los fines de semana y cuando tengo más tiempo libre porque no hay ninguna pelea”, comenta el boxeador con morriña. Este viernes espera celebrar con ellos una nueva victoria, aunque duraría poco ese festejo ya que el 1 de octubre debe estar en la Convención Anual del WBC en Azerbaiyán. Tampoco le importa porque las celebraciones no son lo suyo: “No bebo alcohol y tampoco me gusta la noche. Si gano me quedaré un poco más para estar con mis amigos y mi familia, pero normalmente suelo irme siempre pronto a casa después de un combate”. Entrar en el ‘top 10’ mundial de la WBC no le cambiaría.

Respecto a sus planes de futuro, Jonfer lo deja en manos de sus promotores. Su única meta es su siguiente combate porque sabe que este es un título que puede catapultar su carrera, aun así parece tener una preferencia “Me encantaría volver a pelear en EEUU antes de que acabe el año”. Sabe que es un gran escaparate y más si lograra ser el campeón Silver del WBC.

¿Quién es Alexander Podolsky?

El rival de Jonfer este viernes en La Casilla de Bilbao es un viejo conocido de la afición española. El ruso de 26 años ya ha disputado y ganado dos combates en la Piel de Toro, uno de ellos precisamente en Bilbao. Tiene cuatro peleas profesionales menos que Jonfer, pero ha hecho más asaltos que el bilbaíno. Solamente tiene un 33% de victorias por KO, pero es un rival duro y posiblemente el más peligroso al que se haya enfrentado el púgil español. A Podolsky le gusta ir a la guerra y tiene una muy destacable trayectoria amateur con más de 220 combates.