Contando con adiestradores cubanos en sus respectivas esquinas, Jorge ‘El Niño de Oro’ Linares y Luke Campbell manifestaron este jueves en rueda de prensa que se encuentran a punto para su combate de este sábado en el Forum de Inglewood, California, en la disputa del título mundial de peso ligero de la AMB, lo mismo que el cinturón diamante del CMB, y el reconocimiento de la Revista Ring, en poder del primero.

Linares sorprendió a la concurrencia con su mensaje en tres idiomas, español, inglés y japonés.

“Me siento en el mejor momento de mi carrera y listo para esta pelea”, aseguró el pugilista venezolano, que presenta marca de 42-3 con 27 nocauts, mientras que su retador, el británico Luke Campbell, llega a esta cita con un historial de 17-1, con 14 de sus triunfos logrados por la vía corta.

“Estoy bien concentrado en esta oportunidad que se me presenta de poder llevar este título al Reino Unido, y para ello he entrenado a conciencia porque sé que enfrento a un gran campeón”, aseguró, por su parte, Campbell, que hace su primera presentación como boxeador profesional en territorio estadounidense.

Sin embargo, la mayor parte de su preparación la realizó en este país.

“Hace un año y ocho meses que trabajo con él, justo desde que perdió su única pelea y desde entonces, él ha ganado los cinco combates en los que me ha tenido en su esquina, incluyendo dos peleas frente a ex campeones mundiales”, aseguró su entrenador, el cubano Jorge Rubio.

En la otra esquina, en la de Linares, también estará un adiestrador cubano, Ismael Salas.

“La ventaja que tuvimos al realizar nuestro campamento de entrenamiento para esta pelea, en Inglaterra, es que pudimos realizar nuestras sesiones de boxeo con los mejores sparrings, boxeadores de peso ligero e incluso de peso welter, ingleses, con una gran variedad de estilos”, detalló Salas, en entrevista con ESPN Digital.

Por su parte, Rubio también detalló lo que fue el trabajo de preparación del retador.

“Iniciamos el campamento en Miami, donde estuvimos durante dos semanas. Después estuvimos entrenando por tres semanas en Inglaterra y la última etapa, de siete semanas, la hicimos en Miami”, apuntó Rubio.

¿Cómo resulta para usted, el enfrentarse a otro cubano, como es el caso de Ismael Salas, que estará en la otra esquina, la de Linares?

“Cuando un cubano va en contra de otro cubano, uno sabe que debe esmerarse, esforzarse al máximo, porque sabemos de la calidad que tienen los entrenadores cubanos de boxeo. Además de que ellos, Salas y Linares, llevan más tiempo trabajando juntos, están mejor adaptados. Será una pelea muy dura, frente a un oponente difícil”.

Rubio también reveló la forma en que llegó para tomar las riendas en cuanto al adiestramiento boxístico, del pugilista británico.

“Campbell vino a mí sin que yo supiera de él. Yo era entrenador de Guillermo Rigondeaux y ellos sabían de mi historial como entrenador, porque Rigondeaux es zurdo también y él, Luke, me dijo que confiaba en mí porque consideraba que yo podría levantar su carrera. Y la verdad, considero que Luke puede llegar muy lejos ya que es un muchacho de familia, magnífica persona, muy disciplinado, que está bien enfocado, bien concentrado en lo que quiere”, concluyó Rubio.

RESPALDO ENTRE SÚPER LIGEROS

Mientras tanto Golden Boy Promotions, empresa organizadora de esta velada, presenta en el combate coestelar el choque entre dos pesos súper ligeros en un compromiso pactado a 10 episodios entre Antonio Orozco (26-0, con 17 KOs), y Roberto ‘Maza’ Ortiz (35-1-2, con 26 KOs).

Además, en peso ligero, combatirán a ocho vueltas el filipino Romero Duno (14-1, con 13 KOs) y el tabasqueño Juan Sánchez (29-13, con 14 KOs).

Asimismo, se presenta el prospecto armenio que también circula en la categoría de las 135 libras, Azat Hovhannisyan (12-2, con 10 KOs) para verse las caras con el tapatío Sergio Frías (19-7,-2, con 10 KOs).