Judit Hachbold (4-1) se vuelve a cruzar en el camino de Joana Pastrana (10-1, 3 KO). La campeona de Europa del peso mínimo vuelve a recibir a la húngara ante los suyos, pero en 6 meses y 11 días que transcurrirán entre su primer y segundo combate han cambiado muchas cosas en ambos bandos. Aquel viernes del mes de Marzo Hachbold vivía su primer combate fue de su país. Sorprendió al mostrarse como una rival muy dura y que va al frente, pero no pudo con la mayor calidad de la española.

Ahora, cuando se suba al ring de Alcobendas todo será distinto. “Es diferente. Ella ha mejorado en estos meses, ha sumado tres victorias y sobre todo va a salir a vaciarse. Es la oportunidad de su carrera hasta el momento. Nos sorprendió con su arrojo en el primer combate. Nos dio mucha guerra y con un título en juego seguro que se dejará la piel“, reconoce Pastrana. Por su parte, la madrileña tiene claro que ella tampoco es la misma.

“En ese combate regresaba de una lesión grabe. Tenía que medir como meter la mano y comprobar si tenía algún problema. Debía buscar sensaciones. En esta ocasión ya he encontrado todas las sensaciones. Sé lo que tengo que hacer y cómo hacerle daño“, afirma la campeona europea. En cuanto al combate, Pastrana lo tiene claro: “Ella saldrá a arrollar, pero debo imponer mi boxeo. Estoy segura, ganaré“.

La confianza que destila, además de la evolución que ha mostrado en el últimos meses, la convierte en principal favorita para revalidar su entorchado continental. La española no duda, a cada combate llega mejor. “La preparación ha sido muy buena. Cada vez es mejor. Siempre es más dura y salgo al ring siendo mucho mejor que en la ocasión anterior. Además los resultados están acompañando y vamos consiguiendo los objetivos. Los tenemos claros y tenemos las armas necesarias para cumplirlas”, asevera. Pese a ello, no subestima a su rival y no quiere pensar más lejos del viernes, lo primero es lo primero. “Quiero ser bicampeona de Europa, después ya se verá lo que viene. Ahora sólo pienso en ganar a Hachbold“, concluye.