Hay aún fanáticos que se preguntan por qué si Gennady Gennadievich Golovkin es el campeón del mundo y Saúl ‘Canelo’ Álvarez es su retador, por qué la imagen promocional de su combate de este 16 de septiembre en la T-Mobile Arena de Las Vegas se ha centrado en el púgil mexicano. La razón es sencilla: Canelo ha vendido siete veces más que GGG en los shows de pago por evento.

Es cierto que un pago por evento exitoso en el mundo del boxeo requiere de una pareja de baile especial, una pareja que tenga cercanía con el fanático, que tenga sus logros y que cause emoción, pero aún cuando no se han reunido esos ingredientes, Canelo ha tenido la estrella para rebasar al menos las 300 mil casas en cada una de sus siete presentaciones bajo este sistema, contando además con dos de ellas superando el millón de casas.

 

Las cifras hablan por sí solas. A sus 27 años, Canelo está a 90 mil casas de rebasar los seis millones de casas vendidas en siete combates, destacando los 2.2 millones que logró con Floyd Mayweather, el millón 200 mil casas contra Julio César Chávez y las 930 mil que tuvo con Miguel Cotto. De ahí para abajo, contra Amir Khan sumó 600 mil, contra Alfredo Angulo 350 mil, contra Erislandy Lara 325 mil y contra Liam Smith 300 mil.

En el caso de Gennady Golovkin no ha sido fácil convertirlo en una estrella de pago por evento. Credenciales no le faltan para asumirse como uno de los mejores peleadores libra por libra del mundo, pero a su carrera le han hecho falta triunfos clave como el que pretende conseguir este 16 de septiembre ante un peleador popular como Canelo. Sin embargo, en sus tres shows de pago por ver, no ha sorprendido como muchos apostaban.

En tres oportunidades en que Golovkin ha estelarizado carteleras de pago por evento, ha sumado 820 mil casas vendidas, es decir, poco más de siete veces menos de lo que ha hecho Canelo en su carrera gracias a los 150 mil ante David Lemieux, 500 mil contra Kell Brook en Inglaterra y 170 mil ante Daniel Jacobs; sin embargo, esa situación podría cambiar dramáticamente si logra vencer en Las Vegas a Canelo.

 

Por ende, en el mundo del boxeo se le brinda respeto al campeón pero se le da prioridad a la estrella, y en este caso Canelo estará arriesgando también su posición ante un noqueador como GGG que estaba aguardando paciente por esta gran oportunidad de asumirse como la nueva figura del boxeo internacional.