Es en septiembre cuando los peleadores mexicanos echan el corazón por delante, es en septiembre cuando los fanáticos mexicanos esperan las peleas más electrizantes, es en septiembre donde el boxeo mexicano ha festejado y sufrido en grande, porque septiembre es el mes del boxeo mexicano y donde todo el mundo puede gritar que ‘Viva México, Campeones’.

Desde 1948, los fanáticos mexicanos supieron lo que era gritar de emoción por el boxeo durante las fechas en que se inició (16 de septiembre) y consumó (27 de septiembre) la Independencia de México, hasta que con el paso del tiempo estas fechas se han convertido en las más importantes para el boxeo, al menos en territorio estadounidense.

Hace 69 años fue la leyenda del boxeo mexicano, Kid Azteca, quien un día 19 de septiembre expuso de manera exitosa el cetro nacional welter ante Nick Moran en la Ciudad de México y cinco años después, el 15 de septiembre de 1953, logró un nocaut en cinco rounds sobre Joe Borrell en Durango.

Sin embargo, la fecha comenzó a ser algo más emotivo, al menos en el terreno deportivo, cuando el carismático Erubey ‘Chango’ Carmona destronó al estadounidense Armando Ramos por el título ligero del Consejo Mundial de Boxeo un 15 de septiembre de 1972. Ahí Carmona puso a todos los mexicanos a pegar de gritos de felicidad en el Memorial Coliseum de Los Angeles.

“Para mí fue algo muy especial e importante pelear en esa fecha del Día de la Independencia de México, el 15 de septiembre de 1972, ya que prácticamente di el ‘grito’ con mi victoria sobre ‘Mandito’ Ramos frente a un monumental Coliseo de Los Ángeles pletórico de aficionados mexicanos apoyándome”, recordó hace unos años Carmona.

Tras Erubey, llegó el gran Julio César Chávez, quien se coronó por primera vez un 13 de septiembre de 1984 al vencer al también mexicano Mario ‘Azabache’ Martínez en Los Angeles. Aunque con el paso del tiempo, el legendario JC fue clave para que los mexicanos acudieran a Las Vegas a festejar las Fiestas de la Independencia.

 

En 1991, un día 14 de septiembre, derrotó Chávez por puntos a Lonnie Smith en el Mirage Hotel y un año después, el 12 de septiembre de 1992, logró uno de los triunfos que más gozó el pueblo cuando derrotó por puntos al boricua Héctor ‘Macho’ Camacho en el Thomas & Mack Center. Desde 1991 y hasta 1995, Julio César fue el hombre que encabezó algunas de las funciones más atractivas en el mundo del boxeo ante peleadores de la talla de Pernell Whitaker (1993) y Meldrick Taylor (1994).

“Me siento orgulloso de haber sido parte de peleas que el aficionado todavía recuerda o sigue comentando, como la que escenifiqué frente a Meldrick Taylor, y definitivamente haberla realizado durante las fiestas del Día de la Independencia de México, me llena de mucha satisfacción”, dijo JC al respecto.

Dejó Chávez de estelarizar en septiembre y llegó Óscar de la Hoya, un púgil mexicoestaounidense que fue creciendo como la espuma y enfrentó en estas fechas a Genaro Hernández (1995), Héctor Camacho (1997), Félix Trinidad (1999), el propio Julio César (1998), Fernando Vargas (2002) y Bernard Hopkins (2004).

“Combatir durante las fiestas de la Independencia de México siempre ha sido un orgullo para mí, y a la misma vez una doble motivación por lo importante de esa fecha para los mexicanos”, dijo entonces el del Este de Los Angeles.

Y también se fue De la Hoya y compartieron los honores Juan Manuel Márquez, Marco Antonio Barrera, Érik Morales y José Luis Castillo. A ‘Dinamita’ le tocó estelarizar ante Floyd Mayweather (2009) y Joel Casamayor (2008), a ‘Barreta’ contra Rocky Juárez (2006) y Robbie Peden (2005), a ‘Terrible’ frente a Willie Limond (2010) y Zahir Raheem (2005), y a ‘Temible’ ante a Steve Johnston (2000).

“Por supuesto que es un privilegio combatir durante esta fecha especial en la que se celebran las fiestas del Día de la Independencia, pues todos los mexicanos y gente de habla hispana están al pendiente de nuestras peleas”, señaló Márquez al respecto.

“Pelear durante las fiestas del Día de la Independencia de México fue un honor para mí, ya que sabía que los aficionados mexicanos seguían de cerca mis actuaciones. Para mí siempre fue una fecha importante que perteneció a grandes como Julio César Chávez y Óscar de la Hoya”, añadió Barrera.

“No combatí muchas veces durante las fiestas del Día de la Independencia de México, pero siempre me pareció que era una fecha muy importante para ser parte de un evento deportivo como el boxeo, pues históricamente lo que sucedió en septiembre de 1810 va ligado a esta viril actividad del pugilismo”, puntualizó el tijuanense Morales.

Con la partida de estos tres grandes, tocó el turno a Canelo Álvarez y Julio César Chávez Jr. En el caso de Saúl, chocó con Carlos Baldomir (2010), Alfonso Gómez (2011), Josesito López (2012), Mayweather (2013) y Liam Smith (2016), mientras que el sinaloense tuvo oportunidad de combatir con Sergio Martínez (2012).

La mayoría de ellos tuvo noches gloriosas pero también noches de llanto en septiembre. Personajes como Whitaker, Shane Mosley, Hopkins, Trinidad, Raheem y Mayweather echaron abajo la fiesta y en el caso de Floyd hasta tomó por asalto estas fechas en más de una ocasión; sin embargo, el ascenso de Canelo y el encontronazo con Gennady Golovkin, han hecho recordar una vez más que septiembre es el mes de boxeo mexicano.