El boxeador puertorriqueño Miguel Cotto continúa dándole brillo a su legendaria carrera y este sábado se ciñó su sexta faja de campeón mundial, al vencer en forma por demás abrumadora al japonés Yoshihiro Kamegai, mediante una decisión unánime de los jueces, que entregaron tarjetas de 120-108, 118-110 y 119-109.

De esta forma, Cotto se quedó con el título vacante de peso super welter de la Organización Mundial de Boxeo, luego de su triunfo en el combate estelar de una velada que tuvo lugar en el StubHub Center de Carson, California.

La pelea fue de un solo lado, con un Kamegai, que habiendo anunciado antes de este compromiso, que a partir del mismo llevaría el apodo de ‘Corazón de Acero’, y terminó por hacer honor a tal concepto.

Porque fue un combatiente casi suicida a lo largo de los doce asaltos.

 

 

El japonés fue en todo momento para adelante, pero siempre fue a recibir más de lo que entregaba.

Porque Cotto le metía siempre las manos a placer, realizando una pelea mayoritariamente, con la espalda sobre las cuerdas, esperando las acometidas de su rival, para castigarlo con toda clase de combinaciones, ganchos, uppers, cruzados, con ambas manos, que mantuvieron a Kamegai a un tris de irse a la lona, aunque cuando parecía que el gladiador oriental se encontraba apunto del nocaut, siempre encontraba la energía para regresar a la pelea.

Cotto, al mismo tiempo que mostraba su mejor condición como boxeador, hacía gala de su buena condición física y, por momentos, bailoteaba sobre la punta de las zapatillas.

Pero siempre terminaba refugiándose entre las cuerdas y conectando los mejores golpes.

Antes de iniciar el noveno episodio, el doctor de la Comisión Atlética de California, visitó a Kamegai, para constatar su estado físico, pero recibió la luz verde para seguir recibiendo castigo.

Hubo un momento que un cruzado de derecha de Cotto, dejó inmóvil al japonés, en el centro del entarimado y todos esperaban que el tercer hombre en el encordado, parara aquella masacre.

Pero Lou Moret no detuvo la desigual pelea, simplemente, porque Kamegai seguía en la batalla.

Miguel Cotto mejora su hoja de trabajo a 41-5, con 33 triunfos por la ruta del cloroformo, mientras que Kamegai se atora en 27-3-2, con 24 nocauts.