Conor McGregor se marchó del T-Mobile Arena de Las Vegas con cierto sabor agridulce tras cuajar una buena actuación pero caer derrotado inevitablemente. “Mayweather no me tiró, fue el cansancio. El combate estaba igualado. Pararon la pelea demasiado rápido”, dijo bravucón McGregor desde el ring sin haber tenido tiempo para ver las imágenes del 9º y 10º asalto en las que pedía a gritos que acabase el sufrimiento.

 

 

A ‘The Notorius’ no le quedó mayor remedio que aceptar la derrota que prácticamente todo el mundo daba por hecha de antemano en un combate que se antojaba desigual, y supo reconocer la supremacía de Mayweather. “No es tan fuerte, no es tan rápido, pero tiene algo: mucha experiencia”, dijo McGregor analizando con atino que Mayweather supo leer la pelea a las mil maravillas para acabar derrotándole.

Después de esta aventura en el mundo del boxeo, y a pesar de haber rendido a un nivel por encima de lo esperado, Conor McGregor no tiene entre sus planes pasarse definitivamente al boxeo. “Obviamente volveré a la UFC”, dijo la mayor estrella de los últimos años en la artes marciales mixtas.