Yordenis Ugás (19-3, 9 KO) es un hombre con una misión. Después de perder casi dos años de carrera y de reponerse de un período muy oscuro, el púgil cubano se ha lanzado a una carrera contra el tiempo y los demonios para demostrarse a sí mismo y al mundo que todavía late un guerrero dentro de su corazón.

Ugás sube este sábado a un ring en Las Vegas como figura estelar de la cartelera de Fox y Fox Deportes que servirá de antesala al programa de Pago Por Ver donde Floyd Mayweather y Connor McGregor realizarán su espectáculo…¿pugilístico? ¿circense? Como usted quiera llamarlo.

Pero no hay nada fuera de los límites del boxeo en el choque de Thomas Dulorme (24-2, 16 KO) contra Ugás, quien aceptó el reto del puertorriqueño -nacido en la Guyana Francesa- con apenas 10 días de anticipación.

 

 

Algunos incluso llegan a decir que esta pela puede ser, desde el punto de vista deportivo, más plena a los ojos de los verdaderos defensores de la pureza del boxeo, aquellos que cargan sus cañones de crítica a lo que sucederá unas tres horas más tarde en la Arena T-Mobile.

El hecho de que Ugás haya dicho sí a la posibilidad de enfrentar a Dulorme, cuando el contendor original Shawn Porter no pudo mantenerse en cartel, habla claramente de la clase de guerrero que es el medallista olímpico de Beijíng 2008.

“Cuando vinieron con la propuesta me puse muy contento, porque es tremenda oportunidad para mí”, afirmó Ugás. “Hasta me parece que hay algo de justicia divina para que yo pueda medirme a Dulorme, porque ya una vez la posibilidad de combatir contra él se había perdido”.

Habría que entender la fe de Ugás, quien tenía prevista cruzar golpes contra Dulorme el 20 de junio antes de que una supuesta lesión del puertorriqueño obligara a los promotores a cancelar el encuentro.

“Dios ha querido ahora que Dulorme no tenga para donde ir”, comentó Ugás, quien entrena bajo el mando de Ismael Salas. “Todos saben que soy un guerrero que nunca digo no a ningún reto. Voy con mucha motivación, porque sé lo importante de un triunfo esa noche en la principal jornada de boxeo del 2017”.

 

 

Al igual que Ugás, Dulorme también está enfrascado en un regreso tras sufrir una dolorosa derrota por nocaut en abril del 2014 frente a Terence Crawford, cuando combatía en las 140 libras.

Tanto el cubano como el boricua se mantuvieron fuera del ring por más de una temporada, pero Dulorme se ha recuperado con dos victorias y Ugás archiva cuatro ante rivales de mucha consideración.

Decir que sí a una pelea con poco tiempo no es algo nuevo para Ugás, quien el 25 de abrir derrotó por nocaut técnico al nicaragüense Nelson Lara, tras haber aceptado la invitación con menos de 24 horas de aviso.

Pero no cabe duda de que Dulorme aparece como un rival muy superior a Lara.

“Esta prueba va a ser el medidor perfecto del momento en que me encuentro”, agregó Ugas, de 30 años. “Sé que Dulorme vendrá con todo para detenerme en seco y seguir creciendo en la división. Creo que yo estoy en una mejor posición después de mis cuatro triunfos”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies