Con Wladimir Klitschko retirado, Anthony Joshua ahora se ve obligado a cumplir con sus obligaciones como dueño de dos títulos de peso pesado.

En primer lugar: la FIB y su contendiente No. 1, Kubrat Pulev. Los campamentos de Joshua y Pulev están dando los últimos toques a un acuerdo para que ambos luchen por el título unificado de peso pesado el 28 de octubre, dijo una fuente a The Ring.

La batalla del título de peso pesado podría tener lugar en Las Vegas, donde Joshua y Klitschko estaban programados para reunirse en la revancha, pero es más probable que la pelea aterrizará en Inglaterra, donde Joshua es visto como quizás el atleta más comercial del país. Joshua, de 27 años, peleará por primera vez desde su nocaut en el onceavo asalto de Klitschko en abril.

 

 

La pelea será la segunda oportunidad de Pulev en la corona de peso pesado. El búlgaro de 36 años de edad, desafió a Klitschko en 2014, y terminó totalmente acostado, estirado en el ring en lo que se considera el nocaut más sensacional de la carrera del futuro salón de la fama.

Joshua (19-0, 19 KOs) también tiene un pleito contra el clasificado número 1 de la WBA Luis Ortiz, un luchador que realmente se merece una oportunidad, dado su talento, calidad y el camino que ha recorrido. Pero Ortiz tendrá que esperar su propio tiempo para brillar.