Respeto y cautela fue lo que mostraron los entrenadores del mexicano Saúl “Canelo” Álvarez (49-1-1, 34 nocáuts) y el kazajo Gennady “GGG” Golovkin (37-0, 33 nocáuts) cuando discutieron sobre los preparativos y pronósticos del choque que disputarán ambos rivales, el próximo 16 de septiembre en Las Vegas.

Nadie se atrevió a fanfarronear que su pupilo noqueará en el quinto o que su rival no dará la talla, en el choque entre dos de los mejores peso medianos del boxeo en la actualidad, organizado por Oscar de la Hoya y su empresa Golden Boy Promotions.Abel Sánchez, elegido Entrenador del Año en el 2015 y el hombre que pulió el estilo feroz de Golovkin, adelantó que será una pelea de campana a campana, pero con un fuego que irá en aumento conforme avancen los asaltos.

“Ambos saldrán a pelear de manera muy agresiva, pero Gennady buscará a imponer su mayor físico”, aseguró Sánchez. “Gennady tratará de marcar el paso y Canelo, por su parte, querrá demostrar que es un guerrero. La pelea será dura. Se harán daño y quizás caigan a la lona”.

Mientras, el entrenador de Canelo, Eddy Reynoso, también sostuvo que será una pelea sin pausa, y aportó un argumento adicional.

“Golovkin tiene ese estilo agresivo mexicano que le ha enseñado su entrenador”, sentenció Reynoso. “Pero él es de Kazajistán y de ahí salen sus raíces”.

Sánchez aseguró que la pelea empezará como una partida de ajedrez, con ambos enemigos en plan calculador, tratando de descifrar lo que cada uno pondrá dentro del ring, y a partir de ahí se desatará una guerra de verdad.

“Canelo nos dará algunas dificultades, en todos los aspectos”, comentó Sánchez. “La defensa será muy importante. De seguro estaremos preparados para el desafío”.

Reynoso igualmente considera que su protegido tendrá que estar preparado para afrontar un torbellino.

“No solo hay que neutralizar el jab de Golovkin, hay varios aspectos más que debemos considerar”, replicó el entrenador de Canelo. “Él no solo posee el jab, es un peleador muy agresivo, muy fuerte y va para arriba. Hay que meterle muchos golpes para calzar uno. No es solo el jab, por eso nos preparamos en un tremendo campamento, hacemos los ajustes y ensayamos las estrategias para brindar una grandísima pelea el 16 de septiembre”.

El énfasis del trabajo del equipo de Reynoso se pone en el acondicionamiento físico, el contragolpe, el ataque y los movimientos. Para el entrenador, Canelo afronta la pelea “más dura y más fuerte” de su carrera, y eso que enfrentó a Floyd Mayweather.

“Respetamos el poder de Golovkin”, admitió Reynoso. “Debemos estar alertas sobre ello”.