Este sábado Terence Crawford (31-0 con 22 KOs) y Julius Indongo (22-0 con 11 KOs) se enfrentan en el Pinnacle Bank Arena de Lincoln, Nebraska en una batalla que unificará todos los cinturones Junior Welter y que veremos en vivo por ESPN Deportes(10 pm ET). Para Crawford, que pelea en casa y es el gran favorito, será la oportunidad de consolidarse como figura mundial antes de subir en busca de la gloria en el peso welter.

Ya para el namibio Julius Indongo, esta batalla le otorga un espacio para darse a conocer y la oportunidad de sorprender haciendo historia con una victoria que pocos esperan. Pero, es bueno no olvidar que tampoco esperaban que noqueara al invicto ruso, ex campeón FIB, Eduard Troyanovsky en su propia casa y en el mero primer asalto, ni tampoco esperaban que después fuera a la casa del escoces Ricky Burns y le arrebatara su cinturón AMB de las 140 libras.

Veamos si las diferencias que permitan vaticinar la victoria de uno y la derrota del otro, surgen de las claves de la pelea.

ATAQUE

En este rubro sobresale, indudablemente, el volumen de golpeo y la inteligencia ofensiva de Crawford, esta vez ayudada por el apoyo de su público. El estadounidense es perfecto a la hora de manejar una lectura correcta del combate. Aun cuando se defiende nunca pierde el enfoque ofensivo. Su rapidez se lo permite y la capacidad de trabajar tanto como ortodoxo como con la postura de zurdo, facilitan la versatilidad de su boxeo.

Indongo apuesta en su ataque a los golpes largos por afuera, mientras que falla mucho cuando elige el golpeo por adentro. Normalmente emplea el jab arriba o a la zona media para mantener su presión ofensiva desde la distancia, pero, por paradoja, su principal herramienta ofensiva la utiliza siempre en retroceso: el contragolpe. En eso es tremendamente peligroso, algo que constató el ruso Eduard Troyanovsky en el primer asalto, cuando lo tomo entrando y lo durmió de un preciso golpe de izquierda.

DEFENSA

La velocidad de Crawford es su mejor antídoto para quitarse golpes y minimizar cualquier ataque. Crawford es inteligente moviéndose sobre piernas, tiene bloqueo eficaz y no duda en amarrar llegado el caso. Es poco usual encontrarlo desprotegido y es muy difícil conectarlo o lastimarlo con un buen golpe.

Indongo es desprolijo defensivamente y no muestra un bloqueo consistente. Su defensa se apoya en el cuerpeo, el retroceso y las ventajas que le otorga establecer la distancia con el jab. Su mayor problema es cuando lanza sus golpes largos o prueba por afuera, es lento y genera espacios para que el oponente pueda conectarlo. En ese aspecto, la velocidad de Crawford, puede hacer la diferencia al aprovechar ese defecto del rival.

DIFERENCIAS FISICAS

Los números estadísticos pueden ser engañosos. Crawford tiene un porcentaje mayor de KOs en su record, pero Indongo es quien parece ser el de mayor poder en la pegada. Ha ganado por la vía rápida tres de sus últimas cuatro batallas y en una de ellas con un golpe alucinante frente al ruso Troyanovsky. El namibio también supera a Crawford en altura y en extensión de brazos, por más que esa diferencia a su favor sea solo de una pulgada.

A la mejor contextura física del rival, Crawford opone como mejor antídoto la velocidad y por sobre todas las cosas el buen uso que le otorga a su boxeo sobre piernas.

En este rubro las diferencias son simplemente abismales a favor de Terence Crawford. El manejo del ring es completo en el estadounidense. Puede pasear al rival por todo el cuadrilátero, puede pararse a intercambiar si ve que ello no significa un peligro o puede elegir trabajar en círculos sorprendiendo con sus entradas en velocidad a la corta distancia para dejar sus combinaciones de tres y hasta cuatro golpes. Crawford tiene la capacidad de trabajar con el mismo resultado con cualquiera de las dos guardias y su golpeo desde los ángulos es una herramienta que utiliza siempre como parte de su estrategia de manera acertada.

 

Su único problema, siempre ha sido la demora inicial en ajustar. Crawford va de menos a más y ante Crawford eso puede complicarle los planes. El namibio demostró contra Troyanovsky que se enchufa desde el primer segundo y puede ser un suicidio otorgarle alguna ventaja en ese tramo inicial de pelea. Y si hay algún error que pueda esperarse en Crawford, ese error debería ocurrir en los primeros asaltos.

Más allá de esas posibles fallas, el boxeo de Indongo es muy básico y frontal. Hacia adelante para poner presión desde la distancia o hacia atrás para intentar lastimar de contragolpe es el plan elemental. En sus descansos busca salir por piernas hacia laterales, pero no congenia muy bien con esa intención. El golpeo por afuera y el jab en todas sus formas es la orden que respeta de su plan y por momentos trata de lanzar ganchos por adentro, siempre largos. Evitar la pelea corta parece ser otra de las cláusulas de su plan de pelea.