El excampeón del mundo del peso welter, el estadounidense Paulie Malignaggi, se convirtió en el último problema para los organizadores al abandonar el campo de entrenamiento del irlandés por considerar que se trata de un auténtico “circo”.

El excampeón del mundo del peso welter, el estadounidense Paulie Malignaggi, se convirtió en el último problema para los organizadores de la pelea entre Floyd Mayweather Jr. y Conor McGregor al abandonar el campo de entrenamiento del segundo por considerar que se trata de un auténtico “circo”. “No voy a participar en este montaje y mucho menos que se utilice mi reputación profesional por algo en lo que se ha convertido en un auténtico circo”, declaró Malignaggi, tras dejar de trabajar con el luchador irlandés de las artes marciales mixtas (UFC), que va a hacer su debut como boxeador.

El descontento de Malignaggi se dio después que los representantes de peleador irlandés publicaron a través de las redes sociales unas fotos sacadas durante los 12 asaltos que el expúgil estadounidense completó como sparring junto a McGregor. Las mismas, de acuerdo a Malignaggi, fueron todas un montaje, “falsas”, que no reflejan lo que sucedió en el cuadrilátero y en las que se le hace ver cómo que está a merced de McGregor cuando sucedió todo lo contrario.

McGregor con un historial de 21-3 como peleador de la UFC, que debutará en el boxeo para enfrentarse el próximo 26 de agosto, en el T-Mobile Arena, de Las Vegas, al invicto Mayweather (49-0, 26 KOT), reclutó a Malignaggi, excampeón del mundo en dos categorías, como sparring. Sin embargo, Malignaggi, a través de su cuenta de Twitter, dijo que había llegado para trabajar en serio y ayudar a McGregor, pero después de lo sucedido tras los 12 asaltos que realizaron el pasado martes, no iba a dejar que su trayectoria profesional saliese perjudicada.